Presentación del libro: “Una pasión crónica 3

 

Eloy Jáuregui:

FORMA SIN HORMA DE LA NORMA 

Del “Gimnasio de las escrituras”.

Fragmento del libro “UNA PASIÓN CRÓNICA. Tratado del periodismo literario”

 

¿Por qué escribo? Para crear sin otro recurso que las palabras, algo que sea bello y duradero.
Julio Ramón Ribeyro
FOTO-PERFIL_Una-pasión-crónica

Último libro de Eloy Jáuregui, “Una pasión crónica. Tratado de periodismo literario”.

Después de cada taller sobre periodismo literario los alumnos se quedan para definir sus trabajos finales. Cada uno tiene que entregarme una crónica como parte del final del curso y su evaluación respectiva. Eso es el final, les comento, pero el curso tiene un principio. Y todo comienza con el proceso de la escritura. Ese ensamble de palabras que en el fondo no es más que la continuidad de ese Homo erectus descubriendo el fuego hace 790 000 años, es decir, cuando roza dos piedras y así se produce la combustión. Igual, el escribir es esa fricción de dos términos para construir en el sendero iluminado de la escritura.

Entonces me preguntan, no sin antes venirse con rodeos, qué cosa es la escritura. Entonces vuelvo a la pizarra y explico que el escribir es un método. Es un método que construye un sistema que plantea un orden lógico. Es ese orden que debe contener información y prosodia. ¿Prosodia? Sí, aquel requisito para que toda escritura tenga belleza y plasticidad.  Escribir así es una propuesta comunicativa que impulsa un haz de significados y significantes. Un texto es, entonces, un desafío intelectual. El desafío conjuga el orden y la imaginación. El periodismo literario es el resultado de esta unidad. Una unidad que está respaldada por la gramática.

Una crónica no es más que una noticia contada como una historia. Para un taller de Periodismo Literario hay que advertir que la crónica es un relato que no se parece a ninguno y que es pertinente dejar de lado los textos tradicionales de la prensa. Cierto, se pone énfasis en que la noticia es la materia prima de todo género periodístico. Y la noticia no es otra cosa que el hecho novedoso que resulta de interés para los usuarios de los medios de comunicación. Así, en estado puro, tiene su origen en un acontecimiento sorprendente, estremecedor, paradójico o trascendental y, sobre todo, reciente. Este texto queda tal cual.

biblio

En la clase de crónicas

Lo más frecuente en una clase de crónicas es recalcar que para su elaboración se debe tener la necesidad de comunicar una noticia. Que aparte de la información recabada, se debe contar/narrar con un conjunto de conceptos gramaticales que hacen compatible la comunicación. Que para comunicar la idea narrativa uno debe manejar el dominio de todas las herramientas del idioma. Y que, finalmente, es pertinente conocer y ejercitarse en un método. Cierto, todo ello teniendo como propósito una sola meta: tener presente al usuario/lector.

Existen casos en que el usuario/lector, sin conocer quién es el autor de una crónica, sabe por quién está escrita. Y estamos ante el imperio de un estilo. Y el estilo es aquel rasgo fundamental en un autor de crónicas. Me refiero a esa condición y talante de cada quien en lo más personal que se pueda. Una crónica, entonces, es la máxima expresión de creatividad individualidad y capacidad de asumir riesgos que transforman las viejas ideas en aventuras poco consabidas. ¿Siempre? Siempre como forma independiente de redactar y que se desmarca de lo habitual para transmitir una originalidad difícil de conseguir por otros.

El estilo es el rasgo más firme de cada cronista, pero este debe ensamblar una unidad con el dominio de las rutinas de la era de la tecnología y el conocimiento. Por ello, la crónica sobrevive con brillantez a los nuevos retos de la comunicación digital, por ejemplo. Porque su plasticidad estética es puntual en la prensa impresa como en las plataformas más modernas de la electronicidad. En ese sentido, un texto de periodismo literario, por sus ejes conectores y amplitud de significantes, quepa con aquello que prima en las nuevas tecnologías comunicativas.

Eloy en le Taller 2018 II

Eloy Jáuregui en uno de sus talleres sobre Periodismo Literario.

Con gracia e ingenio

Escribir una crónica supone construir un texto con gracia e ingenio. De esta forma, estamos frente a una exigencia donde el hallazgo de la información, a través de la inmersión y pesquisas, va más allá del trabajo periodístico común. Así, una crónica escrita hoy exige de una hipótesis, indagación, análisis, contrastes y otros detalles informativos que iré desarrollando. Es, en ese instante, en que se rompe con el sino de la prensa, aquel destino de lo perecible.

En este aspecto, debo recordar al poeta peruano Antonio Cisneros, quien fue un exquisito prosista y que nos dejó un libro entrañable de crónicas inmarcesibles, El arte de envolver pescado. Y eso, parafraseando una máxima cuando se dice que los periodistas llenan papeles que al día siguiente solo servirán para envolver pescado. Las crónicas en ese libro, precisamente, rescatan de la prensa semanal, cotidiana o rutinaria, textos que alguna vez tuvieron vigor, frescura, fuerza y validez que hoy todavía mantienen.

Una crónica así es atemporal. Es, entonces, deslumbramiento y memoria para dejar huella cuando se la lea. Un cronista sabe que a través de sus textos tiene que reconstruir lo real (aquello que opera en la realidad) y que estos deben articularse a una estructura narrativa que  recrea los detalles y microcosmos varios. El cronista sabe del uso de la mirada del zoom que prevalece sobre la panorámica (la casuística). El cronista sabe que debe mantenerse apegado a los hechos y que, para consolidar su texto, debe disolver la obstrucción de las referencias, fusionar y diluir ambientes, caracterizar personajes y, sobre todo, conocer del uso adecuado de las metáforas (la analogía de los conceptos) para conseguir un texto rotundo de valor literario.eloy en Quei

 

Del libro “UNA PASIÓN CRÓNICA, Tratado de periodismo literario” que se presenta el viernes 2 de noviembre en la Feria del Libro Ricardo Palma, Miraflores.

Anuncios

Acerca de cangrejo negro

Cronista, poeta y profesor universitario
Esta entrada fue publicada en Cangrejo Negro / Eloy Jaúregui, Nuevo libro de Eloy Jáuregui y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s