Héroes Bizarros / Eielson en ENBA

 

Jorge Eduardo Eielson en Bellas Artes:

La vida como obra de arte

Una crónica de ELOY JÁUREGUI.

 

En la revista peruana Lima Gris se le hace un merecido homenaje a los 100 que acaba de cumplir la Escuela Nacional Superior Autónoma de Bellas Artes del Perú. En la edición me tocó escribir sobre el paso de Jorge Eduardo Eielson por esa institución. Este es un fragmento de mi texto (E.J.)

Pintores

Chifa de la calle Capón. Eielson de corbata al medio. A su izquierda, Szyszlo.

1.

Eielson por las tarde se rozaba con los árboles de su barrio de Santa Beatriz en Lima. Y esa ciudad de conseja y quimeras, él atrapaba el sentido eterno de lo inasible. La urbe de entonces, vaporosa y tenue se componía del sonido de un viejo piano y el sutil de sus tiznes grises de las melancolías. Eielson contaría luego que ese 1940, escolar impalpable, estudiaría una temporada en el colegio Anglo-peruano y también en el Alfonso Ugarte: “En este último me enseñaron Luis Fabio Xammar y José María Arguedas. Yo admiraba mucho a Arguedas como profesor,  y eso que aún no sabía nada de sus escritos”.

De aquel tiempo son sus poemas neumáticos, sus trazos flotantes y su fuerza expresiva volumétrica. Fue así que en 1945 obtiene en Lima el Premio Nacional de Poesía en 1945 cuando tenía 21 y al siguiente año, el Premio Nacional de Teatro. De ese tiempo es sus largos recorridos por la vieja Lima tratando de atrapar una forma y un color. Ya era amigo de Sebastián Salazar Bondy y Javier Sologuren. Con ellos editaron un libro fundamental, la antología La poesía contemporánea del Perú, (Lima, 1946). Y simultáneo, Eielson que era un cazador de íconos y efigies, en ese tiempo asiste a la Academia de Bellas Artes de Lima (en la que hoy es Escuela Nacional Superior Autónoma de Bellas Artes del Perú, del Jr. Ancash 681, Cercado de Lima),  gracias a la amistad con el director, el artista Ricardo Grau, quien al mismo tiempo lo desanimaba a seguir una carrera académica.

Existe una entrañable fotografía junto a los jóvenes de Bellas Artes en un chifa de la Calle Capón. Ahí también aparece Fernando de Szyszlo, su compañero de carpeta. Es casual que justo con De Szyszlo, se animaran a montar una exposición en la única galería de Lima de esos tiempos. Una muestra personal que evidenciaba su talento. Dibujos, acuarelas, óleos, construcciones en madera quemadas, objetos surrealistas, y ‘mobiles’ de metales en forma de espirales. Todo ello explicaban que Eielson era un artista fuera de lo común. Un hombre que con sus 22 años había convulsionado el ambiente intelectual de Lima.

nudo 3

2.

En 1940 también, el maestro Juan Manuel Ugarte Eléspuru Retornaba al Perú de Europa. Luego escribiría sobre el ambiente de limeño donde se encontraría con tres grupos de pintores en pugna: los indigenistas de Sabogal, los académicos o independientes y un tercer grupo formado por gente joven que había tenido ocasión de viajar y traer las nuevas tendencias vanguardistas. Así  decidió entonces quedarse en Lima y ya en 1944 integró el plantel de profesores de la ENBA, hasta que 1956 fue nombrado Director. Ugarte Eléspuru conoció a Eielson y fue quien lo ubico en el panorama europeo. Y Eielson lo recordaría como uno de sus grandes influjos en un instante en que ya el ambiente encajado y obstruido de Lima lo había obstaculizado para sus sueños mayores.

Eielson había sufrido con la fatalidad de no tener familia. Su padre, un norteamericano de origen escandinavo, se marchó al año de haber nacido y a su madre no se le ocurrió otra idea de argumentar que se había muerto. Antes de los siete años, se cría en el seno de una familia de clase media no ajeno a los conflictos con sus parientes pero muy pegado a las tendencias artísticas. Así, aprende piano y dibujando todo su entorno al carboncillo. Ya maduro reconoció que había asimilado cuatro culturas, la española, italiana, sueca y nazca. En eso fue distinto. Eielson, repito, era limeño, pero tuvo la fortuna de ser alumno de Arguedas quien lo inició en el conocimiento de las antiguas culturas peruanas, más que ignoradas, soterradas por la cultura oficial anti indigenista. Aquello lo salvó.

Su obra plástica es prácticamente simultánea a la literaria: su primera exhibición individual tuvo lugar en Lima en 1948, justo antes de partir a París, con una beca del gobierno francés. La muestra consistía en pinturas, dibujos, objetos ensamblados y esculturas que revelan su familiaridad con el lenguaje estético de la vanguardia, específicamente con el surrealismo y al mismo tiempo con las formas del arte prehispánico. Existía una pequeña escultura que formaba parte de la colección de Fernando de Szyszlo, “La puerta de la noche” (1948), que alude a un famoso pórtico preincaico y que recuerda un poco las esculturas-placas que empezó a crear Giacometti en los años veinte. Finalmente, otra series claves en su devenir son sus nudos y los quipus prehispánicos, los paisajes costeros, las pinturas basadas en iconografía precolombina, las acciones poéticas y las performances.

nudo 1

Foto composición: Vallejo & Co.

3.

En una entrevista que le hiciese Julio Ramón Ribeyro en París, Eielson cuenta: “En una cierta época que no duró sino unos diez años, escribí poemas y me llamaron poeta. Y en otra posterior me dediqué a las artes visuales y no escribí poemas ni ningún texto realmente “literario”. Sólo en un cortísimo periodo estas dos actividades han coincidido, precisamente entre los años 48 y 52. Además, corno tú sabes, he escrito artículos para periódicos y no soy periodista. He escrito algunas piezas de teatro y no soy dramaturgo. Hago también escultura y no soy escultor. He escrito cuentos y no soy cuentista. Una novela y media y no soy novelista. En 1962 compuse una Misa solemne a Marilyn Monroe, para banda magnética, y últimamente preparo un concierto y no soy músico. Como ves no soy nada”.

Pero si era algo, y mucho. Y fue marcado por ese paso por Escuela Nacional Superior Autónoma de Bellas Artes del Perú, donde se sintió libre y solidario. Poeta integral, de elocuencia lírica y también narrador imaginativo, además de pintor, artista conceptual y gestor de performances fugaces y, a veces, anónimas.

Eielson vivió en Europa entre Italia y la isla de Cerdeña y falleció en Milán un 8 de marzo de 2006. Y nunca dejó su pasión por las artes visuales, la pintura, además de experimentar con la escultura, la instalación, la acción y la fotografía. Hoy en Florencia, es un artista reconocido por su genialidad. Quien escribe tuvo la suerte de conocer el Centro de Estudios Jorge Eduardo Eielson de esa universidad. Ahí se conserva toda su obra plástica. Ahí está la huella de esa Lima de sus veinte años y de escuela donde fue feliz.

nudo 2

Eloy Jáuregui y Plácido Deplano (carpintero de Eielson) en la tumba del artista en Barisardo, isla de Cerdeña. 2017.

 

Fragmento publicado en la revista Lima Gris Nro. 15.

Anuncios

Acerca de cangrejo negro

Cronista, poeta y profesor universitario
Esta entrada fue publicada en Cangrejo Negro / Eloy Jaúregui. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s