Antonio Cisneros / LIMEÑENSES 52

 

El último gran poeta de Lima:

CANTO CEREMONIAL PARA ANTONIO CISNEROS

Una crónica de ELOY JÁUREGUI

 

Hace ocho años don dejó Antonio Cisneros, el último gran poeta de Lima. Un  6 de octubre del 2012 fallecía en su domicilio de su querido Miraflores acompañado por su familia y cuando se encontraba en la plenitud de su creación poética. Desde entonces, sus versos siempre tendrán la brillantez de su escritura. Hoy lo recordamos con la misma ternura de sus poemas. Y porque fue poeta, narrador, cronista, traductor, periodista, crítico literario y profesor universitario, sigue con nosotros. Autor de algunos de los poemarios más brillantes de la lírica peruana de la segunda mitad del siglo XX -como Destierro (1961) y Canto ceremonial contra un oso hormiguero (1968)-, fue una de las figuras centrales de la denominada “Generación del 60”, a la que aportó una poesía de honda riqueza conceptual y vasta amplitud temática.

toño

 

1.

Antonio Cisneros está llegando a la redacción del Diario Marka en el 968 de la avenida Salaverry en Jesús María. Luce polo azul, bermuda celeste, zapatillas y medias blancas. En su mano derecha porta un maletín y en la izquierda un cúmulo de papeles. Es un sábado del verano de 1981 y el poeta, temprano y deportivo, quiere revisar la edición dominical del suplemento El Caballo Rojo que dirige desde hace un año. En la ventana del segundo piso, Carlos “Chino” Domínguez lo ha estado esperando desde hace buen rato. Ahora lo apunta con su cámara y le toma una seguidilla de fotografías. Cisneros sorprendido lo saluda y sonríe. Domínguez solo publicaría esa secuencia en su libro “Los peruanos” (Lima: Hechos y fotos, 1988), con textos del poeta Reynaldo Naranjo. Cisneros y Domínguez están muertos ahora pero hoy más que nunca esas fotografías tienen la eternidad vital de la poesía de ambos, amigos inmortales.

Lo he contado en otro texto que fue en ese 23 de julio cuando lo hallé después de un buen tiempo aunque habíamos hablado por teléfono. Cisneros apareció puntual a las 7 de la noche a la presentación conmemorativa de su poemario “Canto ceremonial contra un oso hormiguero” (Lima: Peisa 2012) en la Sala Blanca Varela de la Feria Internacional del Libro de Lima. Lucía un bléiser azul marino, una camisa blanca a rayas celestes, pantalón plomo y mocasines guinda. Estaba canoso. Y de pronto ya leía su poema: “La casa de Punta Negra (Ese imperio). Primero /se marcaron las fronteras /con estacas y cal, / y las antiguas tribus /que habitaban los campos /-culebras, lagartijas- /fueron muertas /sobre la tierra plana; /sólo manchas de sal / y restos de gaviotas /como toda heredad, / y en los últimos días /del verano / llegaron los camiones / con ladrillos / y arena de agua dulce: / así vi edificarse / ante mis ojos / Tebas, /Jerusalem, / Nínive, / Roma, / Atenas, / Babilonia, (…) Estaba emocionado Toño y yo lo oí desde lejos, con ese imperio de su voz que atraía a moros y cristianos, a las damas, a los otros que compraban libros. Ya estaba enfermo y apenas vivió unos días más manteniendo la compostura y su elegancia limeña para despedirse sin drama y sin aliento.

Luego lo abracé como siempre. Lo acompañé mientras Jorge Verástegui le tomaba una y otra foto mientras firmaba sus libros. Y esta vez con sus cinco nietos, atentos al abuelo, con sus tres hijos, Diego, Soledad y Alejandra, dispuestos a no olvidarlo. Con “La negra”, que lo acompañaba de siempre y se sigue muriendo de pena. Porque ya desde ese julio intolerable se sabía del cáncer. Pero él igual. Enamorado de la vida y la conversación orgiástica como buen limeño, curioso y fisgón. Y ahí han quedado los retratos, Cisneros el hermano mayor, el amigo, el poeta de Lima. Porque nadie como él guardaba las costumbres –las estimables y las huachafas—de las gentes de este valle del Señor. Hediondo de aromas, fermentado de atisbos.

tono-2

2.

Cisneros fue mi profesor de Literatura inglesa en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Sus clases eran divertidas llenas de claves y anécdotas y citas.  Recuerdo su traducción del Entierro de los muertos de “Tierra Baldía” el conocido libro de Thomas Stearns Eliot (dedicado a Ezra Pound: il miglior fabbro). No éramos muchos, apenas un puñado de muchachos pelucones en la década del setenta. Y Cisneros escribía poesía y crónicas periodísticas y ensayos. En realidad, Toño Cisneros fue un cronista de gringas en los setentas –el otro fue Abelardo Sánchez León–, y no había más. De él aprendimos las gracias para ser desgraciados al momento de reírnos del drama humano de la estupidez. Probablemente yo haya sido el periodista que más entrevistas le hice para la televisión. Toño decía en medio de ellas: “apaga la cámara que te voy a decir la verdad”. Y rajaba de las palomas que se había comido sus libros. Y le daba duro a la mediocridad. Y no se cansaba de hablar de su familia, sus padres que fueron amigos de los míos, y el fútbol, y los toros, y el cine, y las mujeres. ¡Vamos Toño, tanta vida!

Una vez, en un programa que dirigía Tania Libertad en Panamericana Televisión, agarro viaje y se puso a cantar a capella el vals “Ventanita” de Eduardo Márquez Talledo. Y Toño perteneció a una generación de poetas trovadores. Como lo era César Calvo que cantaba imitando a Alfredo Zitarrosa o Reynaldo Naranjo que no se callaba apenas chapaba emoción y el mismo Cisneros que se computaba John Lennon.

Por ello siempre decía que vivía intensamente y que solo publicaba cuando estaba en paz con su texto y su alma. Era así estricto hasta no más y por ello muchos texto están en ese viejo escritorio de nogal en su casa de Miraflores  donde le llevaba mis poemas y el abría los ojos y yo sabía que no estaban bien y cambiábamos de tema y terminábamos hablando de fútbol.

Cuando dirigía el Garcilaso, el centro cultural del Ministerio del Exterior, medio en joda me dijo que siempre sería de izquierda decente y conservador, jamás un “caviar” –mote que les han puesto a esos revolucionarios con casa de playa–. Pero así también era un fanático del fútbol. De todos los fútbol pero perdía la calma cuando se hablaba mal de su club, el Sporting Cristal. Hoy que los celestes son campeones, seguro que Toño está celebrando desde el cielo. Otra de sus aficiones eran los toros. En la Plaza de Acho, nos encontrábamos temprano para almorzar –una vez con Julio Ramón Ribeyro nos quedamos hasta la medianoche—y solo alzábamos el vino para celebrar la vida. Toño sabía de tauromaquia más que ninguno y le gustaba el arte de José Mari Manzanares tanto como el de Paco Ojeda.

tono-4

Con la “Negra” y sus tres hijos y todos sus nietos. Malecón de Miraflores 2011.

3.

Al escritor Ricardo Bada le dijo una vez en Berlín que sus preferencias eran Brecht –pero no el dramaturgo sino el poeta–, Pound, Eliot, Lowell, Ferlinghetti, Ginsberg, Octavio Paz hasta el 60, Ernesto Cardenal hasta poco después, y el más grande de la generación del 27, Luis Cernuda, siempre. En un texto aparecido en El País de España explicó hace un tiempo: “Me fui apartando de Lorca cuando sentí que era pura emotividad. Constaté en su poesía una ausencia de humor que me fue alejando de él. Empezó en cambio a interesarme Brecht. Su ironía que destroza la lógica burguesa”. Cisneros siempre quiso contar el otro lado de la historia y siempre trataba de soslayar la influencia de la Biblia. Otra influencia no tan evidente, excepto en el “Tercer movimiento (affetuoso) contra la flor de la canela”, es la de la poesía de John Donne. Y una tercera, la de Quevedo.

Cisneros fue doctor en Letras por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y cuando ocurrió el tiempo de vacas flacas se metió de periodista. No se avergonzaba de ser un buen planillero en periódicos y revistas, en la televisión y radio. Luego de la experiencia extraordinaria de “El caballo rojo”, fundó las revistas  “El búho”,  “30 días” y alentó la formidable “Monos y monadas” de Nicolás Yerovi. Este “Oso Hormiguero” escribía sobre todos los temas, desde esos perros que mueven la cabeza en los taxis o por qué el ají limo es mejor en el cebiche de lenguado. Ese fino humor irónico y cachoso del limeño que fue traducido a 14 idiomas, incluidos el mandarín, el japonés y el griego. Por ello en crónicas y ensayos publicó “El arte de envolver pescado”, “El libro del buen salvaje” y otros textos que se fueron tiñendo de dorado como los amores en la tarde de los parques al crepúsculo.

He gozado a los poetas, de su tecnología de la verbalización, de su solidaridad y sé que también se mueren. Nos dejó Paco Bendezú en su dormitorio con su frazada de tigre. En una mano las cartas de Silvana Mangano y en la otra un larga duración de Charlie Parker. Se fue Pablo Guevara que tanto sabía de los misterios del cine y sus arreboles. Y yo acompañé hasta el campo santo a Juan Bullita que se suicido atiborrado de belleza. Por eso hermano Toño Cisneros, ahí están tus hijos. Y tú que viviste con la seducción en tu palabra de actor italiano, perdona a estos imberbes que creen que el poeta es un pánfilo. Y aunque me desconcierte tu vacío cada tarde de cervezas en el Haití, serás interminable como tu vida que fue ese instante entre dos eternidades. Y qué duda cabe, entre los personajes de este año estás tú. Hermoso, con tu muerte digna y eternizado en tu poesía, como esa luz de bengala que luminosa, jamás se apaga.

 

tono-3

Cisneros en olor de ternura con sus cinco nietos.

 

TODOS LOS PREMIOS, TODOS

 El 27 de diciembre de 1942 nació Antonio Alfonso Cisneros Campoy. Poeta, periodista, cronista, guionista, catedrático y traductor. A los 26 años de edad, recibió uno de los más preciados galardones en poesía en lengua castellana, el Premio Casa de las Américas de Cuba por su libro “Canto ceremonial contra un oso hormiguero”. Ganó también el Premio Nacional de Poesía, el Premio Casa de las Américas (1968), el Premio Cosapi de la Creatividad, el Premio Gabriela Mistral (2000), además del Premio Iberoamericano de Letras José Donoso (2004)y el Premio de Poetas del Mundo Latino Víctor Sandoval (México, 2009). El 8 de junio de 2010 recibió en Santiago de Chile el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda, entregado y financiado por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes de ese país.

Fue profesor en diferentes universidades del Perú, Estados Unidos y Europa y como ya conté, fue ese maestro exquisito en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos donde formó a tantos otros poetas.  Su labor periodística abarcó prensa, radio y televisión. Fue además, director del Centro Cultural Inca Garcilaso del Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú.

Entre sus principales obras poéticas figuran: “Destierro” (1961), “David” (1962), “Comentarios reales de Antonio Cisneros” (Premio Nacional de Poesía)(1964), “Canto ceremonial contra un oso hormiguero” (Premio Casa de las Américas)(1968), “Agua que no has de beber” (1971), “Como higuera en una campo de golf” (1972), “El libro de Dios y de los húngaros” (1978) “Crónicas del Niño Jesús de Chilca” (1981 – Premio Rubén Darío), “Agua que no has de beber y otros cantos” (1984) “Monólogo de la casta Susana y otros poemas” (1986), “Las inmensas preguntas celestes” (1992), “Poesía reunida” (1996) “Como un carbón prendido entre la niebla” (2007) Poesía reunida (1996), entre otros. Sus libros de crónicas fueron: “El arte de envolver pescado” (1990), “El diente del Parnaso” (manjares y menjunjes del letrado peruano) (2000), “Ciudades en el tiempo (crónicas de viaje)” (2001) “Cuentos idiotas (para chicos con buenas notas)” (2002) “Los viajes del buen salvaje (crónicas)” (2008).

Su vida y su legado poético hacían alusión a aspectos de la literatura, la historia y la vida contemporánea. Escribía crónicas con un sentido de humor insuperable. Pero fueron sus libros de poemas que le dieron mayor prestigio y han sido traducidos a más de catorce idiomas como el chino, griego, japonés.

Antonio Cisneros falleció el 6 de octubre del 2012 en su domicilio de su querido Miraflores acompañado por su familia luego de permanecer internado en el hospital del Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas de Lima, víctima de un cáncer a los pulmones. El poeta fue velado en la iglesia Virgen de Fátima y sus restos fueron cremados en el cementerio Jardines de la Paz, en La Molina.

 

TOÑO 1

Última foto de Antonio Cisneros en la Feria del Libro de Lima en julio del 2012 y rodeado por sus nietos. (Foto: Jorge Verástegui.)

 

TRES POEMAS DE ANTONIO CISNEROS

 

El cementerio de Vilcashuaman

Sólo las cruces verdes,

las cruces azules,

las cruces amarillas:

flores de palo entre la tierra de los hombres

y el espacio que habitan los abuelos.

No edificios construidos con usuta

donde las cenizas se oxidan sin mezclarse.

Sólo las cruces verdes,

las cruces azules,

las cruces amarillas.

Moran aquí nuestros primeros padres:

bien dispuestos y holgados

y armoniosos entre los rojos campos

y las colinas interiores del planeta.

“La carne aguanta menos que el maíz

y menos que los granos el vestido:

más que el algodón la lana

pero menos que el hueso:

y más que las costillas quebradizas aguanta el viejo cráneo”.

Y llegado el momento

regresan a la tierra

igual como la arena se mezcla con la arena.

Abuelo Flores Azules de la Papa,

Abuelo Adobe,

Abuelo Barriga del Venado.

(Y en el techo del mundo de los muertos

como un río de gorgonas la sequia sucede a las inundaciones

y los hijos mueren de sed junto a las madres

ya muertas por el agua).

“Donde tu fuerza, abuelo, que los ojos del fuego no te alcanzan”.

Sólo los viejos nombres de acuerdo a edad y peso.

Sólo las cruces verdes,

las cruces azules,

las cruces amarillas.

No el arcángel del siglo XIX

la oferta y la demanda y las cenizas solas.

Abuelo Flores Azules de la Papa.

Abuelo Adobe,

Abuelo Barriga del Venado.

“Moja este blanco sol, Abuelo Lluvia”.

Mientras la tierra engorda.

 (De canto ceremonial contra un oso hormiguero)

tolno

Café en Martirok Utja

 

Hay una lámpara floreada sobre el piano

y una estufa de fierro.

Bebes el vino junto a la única ventana:

un autobús azul y plata cada cinco minutos.

Pides el cenicero a la muchacha

(alta flor de los campos ven a mí).

La luz del otoño es en tu vaso

un reino de pájaros dorados.

Pero pronto anochece.

Los autobuses no son azul y plata,

el cenicero es una rata muerta,

el vaso está vacío.

La muchacha partió cuando encendieron

la lámpara floreada y tú mirabas

la lámpara floreada.

Puedes pedir otra jarra de vino,

pero esta noche

no esperes a los dioses en tu mesa.

 

Tercer movimiento (affettuosso)

Para hacer el amor

debe evitarse un sol muy fuerte sobre los ojos de la muchacha,

tampoco es buena la sombra si el lomo del amante se achicharra

para hacer el amor.

Los pastos húmedos son mejores que los pastos amarillos

pero la arena gruesa es mejor todavía.

Ni junto a las colinas porque el suelo es rocoso ni cerca de las aguas.

Poco reino es la cama para este buen amor.

Limpios los cuerpos han de ser como una gran pradera:

que ningún valle o monte quede oculto y los amantes podrán holgarse

en todos sus caminos.

La oscuridad no guarda el buen amor.

El cielo debe ser azul y amable, limpio y redondo como un techo

y entonces la muchacha no verá el Dedo de Dios. Los cuerpos discretos

pero nunca en reposo,

los pulmones abiertos,

las frases cortas.

Es difícil hacer el amor pero se aprende.

 

tono-69

LA ÚLTIMA ENTREVISTA A ANTONIO CISNEROS

La revista Correo Semanal lo entrevistó hace menos de un mes y a continuación, a manera de homenaje, la compartimos con nuestros lectores.

Por Sergio LLerena para Correo Semanal

Antonio Cisneros Campoy es tal vez el poeta peruano vivo más importante. A sus 69 años su obra poética es extensa y los premios que ha logrado gracias a su literatura son también considerables, sin embargo, esto parece importarle bastante menos que las cosas simples de la vida, las mismas que juzga de mayor substancia e importancia que el cúmulo de versos estupendos que ha podido componer.

Recientemente, Cisneros ha lanzado una nueva edición de su celebrado poemario Canto ceremonial contra un oso hormiguero de 1968. Miembro de la llamada Generación del 60, ve con distancia su oficio poético y reconoce que su mejor momento creativo ya pasó. Ahora ocupa sus días en una vida plena llena de trabajo, familia y amigos. Habla Cisneros.

¿Sigue escribiendo, Antonio? ¿Qué tan cerca está de la creación poética?

A veces escribo. Tengo un poema último inédito y varios que no valen la pena. Pensar en la creación no es lo correcto, cuan cerca de publicar sería en todo caso la pregunta porque cerca de la creación estoy siempre, y no sólo se trata de escribir. Mira, a mí no me interesa mucho escribir, en el sentido en que nunca me he desesperado porque venga la inspiración o las palabras para decir alguna cosa terrible. Si viene, bien, si no, también. Hay cosas mucho más importantes que la poesía: mis nietos, el fútbol, la comida, cosas mucho más interesantes. No soy de esos que se quedan mirando cómo cae una hoja o lloran cuando ven a un niño o un pájaro, ¡por favor, yo soy un caballero! Eso déjalo para los viejitos chochos o para los poetas jóvenes deslumbrados.

¿Siempre pensó así?

Toda la vida. Siempre ha habido prioridades antes que la literatura. La literatura es importante, pero no me come la vida como a algunos colegas que no saben cuánto cuesta el pan ni dónde para el ómnibus.

Es difícil que alguien haga buena poesía si no vive intensamente, ¿le parece?

Yo vivo intensamente, lo que pasa es que no me desespero porque todas mis cosas tengan que ser escritas o publicadas, por eso hay tanto adefesio en los libros, porque la gente no es estricta. Soy sumamente estricto conmigo mismo y sé cuándo una cosa vale la pena y tiene nivel para ser publicada, y si no ¡para qué llenar de libros el mundo! No tiene ningún sentido. Desde muy joven tienes que saber cuándo algo vale la pena, ya si alguien pasó los 25 años y me consulta por algún libro que ha escrito, yo le digo inmediatamente que es malo, porque a esa edad ya es malo no saber si algo es bueno o malo.

¿Su mejor momento poético fue durante su juventud?

Puede ser, eso pasa en general con los poetas. La primera juventud es ingenua, es literaria, escribes cosas literarias porque no tienes vida vivida. Creo que entre los 30 y los 40 años hay un buen desarrollo, la poesía es como una luz de bengala, pues, se apaga o se calma, y para “estar en poesía” no necesitas siempre estar escribiendo, la vida misma está llena de poesía, de grandes momentos, de grandes imágenes plásticas.

¿Y no se ha preguntado por qué cuando pasan los 40 el poeta ya no escribe lo mejor que puede?

No lo sé, sólo sé que en la historia de la poesía es así con casi todos. Ahora, tengo algunos poemas recientes muy intensos, pero quizás ya no esté tan entusiasmado por escribir. En general en todas las cosas de la vida hay un momento de culminación. Lo importantes es que todo es parte del proceso vital y de ningún modo hay que tomarlo a la tremenda.

Las cosas importantes van cambiando de acuerdo a los años entonces.

En el fondo no, porque la más importante de todas es el amor. El único valor que persigues en el fondo como padre, dentro de un grupo, en una pareja, con tus hijos, con tus nietos es el amor, el valor supremo. La gente nace, vive y muere siempre en torno al amor. Amar y ser amado es prácticamente la única finalidad humana en el planeta.

¿Siempre tuvo claro eso?

Creo que sí, tampoco he sido nunca un gran filósofo ni comentarista de cosas, pero supongo que sí.

¿Y cree que la gente lo tiene claro?

¡A mí qué me importa la gente, con toda franqueza! No hay que confundirme, yo no soy académico, no soy un patriarca que piensa en el mundo o la humanidad, ¡me importa un carajo el futuro de la juventud! Ya a partir de esas cosas conversas conmigo de hombre a hombre, no me preguntes qué pienso sobre si la humanidad se da cuenta del amor.

Se lo pregunté para que me diga precisamente lo que me ha dicho.

Bueno, pero tampoco es que yo sea una rata sino una persona común y corriente.

No le gusta cargarse de misiones.

No, ¡para qué! No me gusta ninguna certeza, soy profundamente escéptico, con gran capacidad para dudar. Para mí la gente que tiene las ideas claras, las grandes certezas, me llega francamente.

En todo caso puede ser más virtuoso vivir en la incertidumbre y, a pesar de eso, ser feliz.

Mira, en todo caso es la condición humana. Los hombres tenemos sólo una verdad axiomática y es que nacemos solos y morimos solos, todo el resto es dudoso. Nadie va a nacer por ti y nadie va a morir por ti, el resto son buenas voluntades, dogmas, iglesias.

Me estuvo hablando de la internet antes de la entrevista, ¿no le gusta?

No. La seudo democracia de las redes sociales donde todo el mundo habla, todo el mundo opina, y que además está llena de lugares comunes del tipo “madre sólo hay una”, ¡huevadas! Ni siquiera se les ocurre algo inteligente. En fin, yo no ando metido en internet, yo soy un caballero, no ando en blogs ni mando twitters ni dialogo con Nadine Heredia, eso es para zonzos. Un montón de tristes vidas que se acompañan entre ellas, eso es las redes sociales.

¿Se considera un rebelde?

No, yo soy como soy, nunca me he dedicado particularmente a ser rebelde, irónico o sarcástico. Digamos que básicamente no me gustan las cosas solemnes, las verdades sólidas como catedrales, además el mundo está lleno de adefesios de los cuales puedes reírte, no se necesita ser muy inteligente para darte cuenta que el mundo está lleno de caca que puedes pisar en cualquier esquina, claro que no puedes evitar de vez en cuando pisar tu buena caca, pero en general hay que evitarlo.

¿Le molesta hablar de la vejez?

No, si es una verdad. Ojo, yo trabajo, yo no estoy retirado, me dan pena los poetas bohemios que se mueren de hambre, ¡pero que se pongan a trabajar, pues! El ser humano es sabio, ¿no? Conforme se va apagando biológicamente, también se va apagando psicológicamente, no quiere decir que vayas perdiendo la lucidez ni que te conviertas en una momia, pero tienes menos afán, menos ambición porque el cuerpo mismo lo pide. Ese es el ideal finalmente de la religión budista, el no tener deseo para vivir tranquilo. Bueno, cuando el cuerpo se va a acercando a la muerte empiezas a tener mucho menos ambición, te vas entrenando para la muerte. Claro, la vejez tiene sus cosas antipáticas, las enfermedades, los dolores, pero todo sucede poco a poco y entonces vas camino hacia el buen morir.

¿Se ha vuelto un tipo más solitario con los años?

No, simplemente uno tiende a partir de cierta edad a andar solo o con la gente que realmente disfrutas. Las patotas, los manifiestos poéticos de grupo son cosas de muchachos, los muchachos se sienten solos y necesitan armar su equipo de fútbol, se amparan entre ellos. Mi generación de Lucho Hernández, Javier Heraud, César Calvo, éramos amigos porque coincidíamos en la misma cantina, pero nunca hicimos manifiestos del tipo “unidos jamás seremos vencidos”. ¡Bah!

¿Y qué sería para usted el buen morir?

Supongo que sería morir acompañado de la mitad de mis hijos y mis nietos porque para mí la familia es un valor fundamental: mi mujer, mis hijos, mis nietos, mi madre que está viva. Yo veo esos obituarios que dicen la esposa, los hijos y la madre tienen el dolor de comunicar la muerte de, ya pues, mi vieja se va para inmortal. Ella va a estar en mi obituario participando mi muerte, con seguridad.

¿Y le gustaría recibir homenajes póstumos?

¡Eso a mí qué me importa si no los voy a ver! Por ejemplo, mi concuñado, Jorge Santistevan, estupenda persona, un tipo importante, defensor del pueblo, ¡qué se iba a imaginar batir el récord de coronas de flores! Porque cuando falleció sus coronas llenaban todos los velatorios completos, había coronas encima de otras. Yo creo que eso no se lo hubiera imaginado jamás. Desde luego los homenajes son los homenajes y no te vas a poner a decir yo odio los homenajes, como tampoco vas a ponerte a decir yo odio los premios. ¡No seamos cojudos!

¿Y cuando escribía pensaba en trascender a través de su obra?

No creo que ningún escritor haya pensado en trascender. Uno escribe porque tiene una necesidad infinita de dar testimonio de uno mismo, del mundo que le rodea. Escribir es una forma de conocimiento de uno mismo, es una forma de comunicación con uno mismo, si de refilón te comunicas con los lectores, ¡en buena hora! Todas estas cosas ocupan muchísimo más al escritor que pensar si va a trascender o no.

ANTONIO CISNEROS LEE TRES POEMAS

Acerca de cangrejo negro

Cronista, poeta y profesor universitario
Esta entrada fue publicada en Cangrejo Negro / Eloy Jaúregui, Crónicas, Eloy Jáuregui cronista, La crónica ya tiene Nobel, Narrativa peruana, Periodismo literario y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Antonio Cisneros / LIMEÑENSES 52

  1. Pingback: El último gran poeta de Lima: Canto Ceremonial para Antonio Cisneros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .